¡El 2023 empezó con toda!

Dijo Bad Bunny en una de sus canciones del año pasado “empezar el 2023 bien cabrón” y ¡sí que aplicó en el revuelo político en Bogotá! Qué inicio de año. Un año que al ser electoral tiene mayor relevancia. Las primeras noticias del año giran sobre nuevos cambios en el gabinete de Claudia López (ha tenido 10 cambios de Secretarios en los últimos tres años) y un gran escándalo de corrupción. Mientras todo esto sucede, se va alargando la lista de potenciales candidatas y candidatos para la Alcaldía de 2024. Será un ambiente tenso, lleno de mentiras, exageraciones y cinismo que no aportarán a un ambiente sereno para dar los debates de fondo que se necesitan, para poder plantear propuestas audaces y para los problemas que enfrenta nuestra ciudad.

Considero que el primer atributo que debe tener quien llegue a gobernar Bogotá el 1° de enero de 2024 es el de Responsabilidad, con R mayúscula. Recibirá una ciudad con la mayor deuda en su historia, cientos de frentes de obra y presunta corrupción en varias entidades.  Se necesitará a alguien con el sentido de responsabilidad de tomar decisiones soportadas en evidencia, capacidad de juntar posiciones divididas y sobre todo saber priorizar con las múltiples necesidades que tiene Bogotá. Antanas Mockus, Enrique Peñalosa y Lucho Garzón intentaron en varias ocasiones ser presidentes de Colombia, pero el único que fue Alcalde por elección popular y después llegó a la Presidencia fue Andrés Pastrana, cuya Presidencia estuvo más relacionada con su familia que por su gestión como Alcalde. 

La victoria de Gustavo Petro rompió con esta tendencia y reconfirmó la idea que la Alcaldía de Bogotá es “el segundo cargo más importante del país”, incentivando a personas como Claudia López a lanzarse con la única motivación de posicionarse para eventualmente lanzarse a la Presidencia. Bogotá no puede seguirse permitiendo esas irresponsabilidades.  Quien gane debe saber de desarrollo urbano, debe conocer el funcionamiento del Distrito y sobre todo tener proyecto de ciudad. La próxima secretaria o secretario de Hacienda tendrá una responsabilidad histórica, debido a la irresponsabilidad de la actual administración: por los cupos de endeudamiento, por la volatilidad del dólar y por depender tanto del sector de obra pública. 

Un mal manejo de las finanzas de la ciudad podría llevar a lo impensable, a que Bogotá pierda calificación en las centrales de riesgo y se pierdan dos décadas de saneamiento fiscal y una hacienda robusta heredada de Carmenza Saldías durante su paso en la Secretaría de Hacienda en la primera administración de Antanas Mockus. 

Será entonces un año bien cabrón para Bogotá. Estaré proponiendo ideas audaces, estructuradas y factibles para hacer de Bogotá la ciudad vibrante y acogedora que nunca puede dejar de ser.

-Martín Rivera Alzate, Concejal de Bogotá

1 comentario
  • Responder seotools

    07/01/2024, 4:08 AM

    What i do not understood is in truth how you are not actually a lot more smartlyliked than you may be now You are very intelligent You realize therefore significantly in the case of this topic produced me individually imagine it from numerous numerous angles Its like men and women dont seem to be fascinated until it is one thing to do with Woman gaga Your own stuffs nice All the time care for it up

ESCRIBA SU OPINIÓN
Instagram
Tiktok